El experimento

Publicado por Carlos Mejías el 5 de Mayo de 2013

Sobre el comportamiento social respecto a la reciprocidad del saludo en las redes sociales

El experimento acometido por el equipo de investigación formado por unidades independientes de científicos de las universidades de Berkeley (California,EEUU), Sevilla Este (España) y Ruprecht Karl (Heidelberg,Alemania) estudia, en primera instancia como cuestión de análisis principal, el comportamiento respecto a la reciprocidad del saludo en la redes sociales en individuos cuyo rango de edad comprende un intervalo cerrado que abarca el final de la adolescencia y el principio de la madurez o vida adulta.

Dicho estudio de parte de la psicología pseudocognitiva del adolescente se ha realizado en el periodo comprendido por una semana ordinaria del sistema laboral español, o expresado de modo profano , el resultado de excluir el característico fin de semana de los siete días que constituyen esta unidad cuasibásica de medida del tiempo desde el descubrimiento de los ciclos lunares y su utilización en el dimensionamiento del tiempo transcurrido, es decir cinco días hábiles. Dicho ciclo se ha separado, no de forma intencionada, en dos fases de experimentación. Una que comprende un primer estudio simple inicial y un segundo, mucho más complejo y detallado, que también abarca un análisis del comportamiento social respecto al desconocimiento de la información, a parte del pormenorizado informe sobre la reciprocidad del saludo.

En la primera fase del proceso empírico, el sujeto experimental fue obligado terminantemente a no empezar ninguna conversación con sus conocidos y familiares de ámbito local a través de aplicaciones de mensajería multiservicio, al mismo tiempo, que se le instaba a publicar en otro servicio de microblogging, que estaba siendo sometido a un experimento, sin publicar el motivo de dicha prueba.

En la segunda fase, al mismo tiempo que se proseguía con las investigaciones en el campo de la reciprocidad del saludo y ateniéndose el equipo de trabajo a la presión mediática y de grupo a la que se estaba viendo sometido el individuo, se vio necesario, e interesante, ampliar el experimento, para poder estudiar exhaustivamente la reacción de la sociedad ante la negación de información. Para esta segunda fase fue necesaria la colaboración de expertos del Instituto Juan Jacobo Rousseau (Ginebra,Suiza).

Los resultados de las pruebas acaecidas durante la semana de experimentación han resultado sorprendentes para el equipo investigación. En primer lugar, durante los primeros días de investigación, el sujeto de estudio, al que a partir de ahora llamaremos X, no recibió atención de parte de su grupo social habitual que ,aparentemente, no percibió signos de cambio en su conducta habitual o no lo expresó abiertamente. En los días posteriores, X recibió varias muestras de inicios de conversación o saludos por parte de algunos amigos muy allegados e incluso algunos interrogatorios sobre el objetivo de la prueba a la que estaba siendo sometido, recibiendo quejas y críticas por no aclarar las dudas y cuestiones de sus interlocutores. En los días finales, hubo cuatro grupos separados de reacción, según como se relacionaban en torno a dos variables. La primera variable es la búsqueda del inicio de una nueva conversación (BINC) y la segunda la búsqueda de respuestas al objetivo del experimento (BROE). El análisis porcentual de dichos grupos se puede observar en la tabla siguiente:

SI NO
BINC 78% 22%
BROE 59% 41%

En base a todos los datos recogidos las conclusiones del equipo investigador son las siguientes:

- Si intentamos explicar la primera variable, la BINC, desde el punto de vista del conductismo clásico de Pavlov, la falta de interés del grupo hacia X puede deberse a que dicho interés sólo se presenta frente un estímulo previo realizado por el individuo. Sin embargo, basándonos en las teorías del conductismo operante de Skinner dicha ausencia de interés se basaría en que la conversación que se suele tener con X, o la visión cualificativa subjetiva que se tiene de esas interacciones en media, no suele ser gratificante desde un punto de vista intelectual.

- Para explicar los resultados de la segunda variable de estudio, la BROE, nos basaremos en las teorías ya desarrolladas por Maslow en su pirámide de las necesidades básicas. Es de una lógica aplastante que esta segunda variable sólo se tendrá en cuenta, si la primera variable o BINC ha entrado en juego, es decir, si X ha sido interrogado por un individuo del grupo social en la búsqueda de la conversación. Este grupo de personas podríamos dividirlos en otros tres subgrupos bastante diferenciados basados en la pirámide anteriormente mencionada. En el grupo de la Seguridad, encontraremos a aquellas personas que necesitan saber en qué consiste el experimento por miedo a que dichas pruebas puedan ocasionar algún mal en su vida diaria. En el grupo de la Afiliación, se hallan aquellos individuos que no cuestionan la realización de dicho experimento sino que dialogan con X por el simple hecho de conversar y porque les une una relación de amistad. Y finalmente en el grupo de la Autorrealización, encontramos a aquellos que necesitan conocer dicho experimento porque su creatividad moral les lleva a interesarse por lo desconocido y a resolver los problemas sea cuales sean.

Tras la realización de dichos experimentos, el grupo investigador psicológico-científico ha demostrado que el estudio social y su intento reiterativo de enmarcar a las personas individuales e independientes en grupos fijos, invariables y de características constantes y propias puede considerarse una imposibilidad de tercer grado, dificultad máxima de lo complicado, de lo utópico y lo sumamente intratable.